MIRADA DISTINTA DESDE OTRO ENFOQUE AL PAPA

Posted: sábado, 16 de marzo de 2013 by Vicente "BleyCi" in
1


¿Quién de nosotros, consumidores irracionales, bien por voluntad propia, o bien a la fuerza bruta, de noticias, que caen desde arriba, que no son hechas con otra intención que la de tener a nuestra conciencia crítica anestesiada y apretada contra una camiseta de fuerza, no se ha enterado de que desde el pasado miércoles la Iglesia Católica abre las puertas de la Basílica de San Pedro y concede el trono de Pedro a un nuevo papa? O dicho con otras formas, menos enrevesadas; ¿Quién no sabe a estas alturas de la vida que un nuevo papa se ha hecho con el más alto cargo en la estructura jerárquica de la institución vigente más arcaica y desajustada a los tiempos que discurren a fecha de hoy? Pocos son, por no decir cero almas, los que viven sus vidas con total normalidad sin saber que “habemus papam”. Es “vox pópuli” indudablemente constatada durante día y noche por los medios de comunicación de masas que a mí, personalmente, me ayudan a reforzar mi tesis de que están muy escasas, a la par que aburridos, de noticias de cierta relevancia. Como ejemplo citar al diario El País el cual ha rellenado en su número del día posterior al anuncio de la elección del nuevo Jefe de la Iglesia, nada más y nada menos, que la insultante y ridícula cifra de 15 páginas de un total de 59 páginas –sin incluir en el conteo la sección de deportes, ya que me parece nuevamente insultante y ridículo el hecho de que se invierta más del triple de tinta en hablar de futbol que de otros deportes igual o incluso más bonitos y elegantes que el balompié–.



Como iba diciendo, El País como cualquier otro periódico, subyugado al capital que todo lo puede, de tira nacional no ha escatimado en esfuerzo y espacio a la hora de hacernos una carta de presentación del Sumo Pontífice. Llegados a este tramo de la entrada que me ocupa, transcribiré datos biográficos extraídos de primera mano de la edición correspondiente al número 13.043 (14/03/2013).
Con el periódico delante de mis narices, la vista se me dirige desde un principio a la foto que da un poco de color a la portada –además de ésta, también un espacio publicitario colorido que ofrece promoción de un banco, lo que me lleva a pensar que intereses económicos hay detrás de todos los acontecimientos que se cuentan en el interior de sus páginas- en donde aparece una fotografía de “el nuevo papa, el argentino Jorge Mario Bergloglio, presentándose ante los fieles tras su elección en el cónclave”. Francisco, por como se le conoce desde el día de su nombramiento, tiene a su favor su condición de “primer pontífice latinoamericano y también el primero de la Compañía de Jesús”, lo cual le confiere un tono aparentemente atractivo, algo nunca visto antes.


Ya adentrándonos en el cuerpo largo de la noticia, el periodista Pablo Ordaz, probablemente dando continuidad a la línea editorial que sigue el periódico en cuestión, pone especial hincapié en resaltar la labor opositora que ejerció “criticando al gobierno de los Kirchner por no impedir el aumento de la pobreza. Una pobreza que definió como injusta e ilegítima”. Lo que sí parece ser es que se dejaría Paco –en confianza-, en algún rincón perdido el dato estadístico el cual demuestra que bajo este gobierno de postulados de izquierdas –aún así se me queda muy “light”- la pobreza bajaría inusitadamente, y esto no solo lo digo yo.
Justo después, se plasman unas declaraciones de Paco que dicen algo así como: “Los derechos humanos se violan no solo por el terrorismo, la represión y los asesinatos, sino también por estructuras económicas injustas que originan grandes desigualdades”. Esto pronunciado por un obrero en huelga que ha sido el blanco perfecto de la diana de las pelotas de goma disparadas por un antidisturbios durante una manifestación puede parecer coherente y lógico e, incluso, digno, pero, sin embargo, esas declaraciones fueron proferidas por un señor que trabajo como cómplice durante los años de la dictadura militar de Videla, delatando a dos sacerdotes por tener ideas progresistas y que, por si no fuera poco, suelta perlas como que los homosexuales son movidos por el diablo y la mujer es sierva del hombre, y todo esto por no hablar de la opinión que tiene formada acerca del aborto, pese a que sea la respuesta escogida libremente por una mujer a causa de una violación padecida.



En otro orden de cosas, pero sin distanciarnos mucho del tema que hace unos días era “tema del momento” en la red social Twitter, a Francisco le describe “El País” como “un jesuita ortodoxo en cuestiones dogmáticas pero flexible en materia de ética sexual”. Dicho lo dicho, esta descripción me plantea serias dudas porque, como hemos podido leer más arriba, Francisco no se lleva especialmente bien con los personas homosexuales. Cabe la opción de que el vocablo “flexibilidad” se refiera a la forma que adopta su miembro viril cuando ve a niños jugar en los columpios y toboganes de un parque. ¿Quién sabe?
Por una parte, uno de los aspectos más cacareados sobre Francisco para vendérnoslo una imagen de él bastante errónea es el de que “se le podía ver andando o en metro para llegar a la catedral de Buenos Aires”. Quieren que nos traguemos el mito de papa campechano, como lo consiguieron en gran medido con el sucesor del otro Francisco (Franco). Entre los dos, el nuevo papa y el monarca en funciones español, hay un punto en el que se entrecruzan y comparten; a los dos no los ha elegido el pueblo y sus gentes. Ahí lo dejo, vedlo como mejor os parezca. Como iba diciendo, pretenden colarnos su cara buena, limpia de manchas, la de humilde defensor de los pobres, la de nuevo mesías…, pero este papa guarda cierta semejanza con la luna, en el sentido de que tiene una cara oculta para la inmensa mayoría aborregada y, que tal cara, solo puede ser contemplada si tus ganas por investigar y saber no tiene límites, -nótese y entiéndase la metáfora-.


Por otra parte, se dice de él que “ha protagonizado un largo enfrentamiento con los Kirchner”, haciendo oídos sordos a lo que en su día Jesucristo expresó, estableciendo una radical separación entre el campo de gobernación de un Estado y el Vaticano (“dadle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”). En serio, todavía sigo sin comprender el porqué de ese afán tan lamentable de los curos por inmiscuirse en la vida pública. Cuando el difunto Néstor Kirchner emprendió los juicios contra los crímenes cometidos durante la dictadura, al nuevo papa no le sentó muy bien y llegó a cortar lazos con el gobierno. Este es un hecho objetivo, os guste o no os guste devotos, y pone de relieve que el papa Francisco una persona de confianza de la dictadura.


Y, para rematar y con esto sí que doy por acabada la entrada, dejar constancia de que del papa Francisco se habla como “un hálito de aire fresco” que sopla en la Iglesia en tiempos y circunstancias adversas y difíciles para el negocio que más dinero maneja y mueve en el mundo, como un hombre austero… para, para, para… ¿austero? Me frotaré los ojos que tal vez haya leído mal… ¡Por el amor de Dios! Austeras son las medidas del ejecutivo de Rajoy, que nos van conduciendo sin posibilidad de retorno al “suicidio colectivo”, pero por favor… Solo pido una piza de sentido común, leche… Que este señor vive entre lujos y confort, que aquel Jesucristo del pesebre ya queda muy lejos…  Los tiempos han cambiado, y para los parásitos que ha habido y que quedan por haber a mejor.