PERDIDOS EN EL TIEMPO

Posted: sábado, 23 de julio de 2011 by Vicente "BleyCi" in
1

He buscado la palabra “tiempo” en Google y curiosamente sólo me han salido previsiones meteorológicas. Quizás no es una de las preguntas más frecuentes eso de “¿Qué es el tiempo?”, porque en realidad sabemos lo que es, pero a la hora de preguntárnoslo e intentar explicarlo, me es muy complicado darle solución a esa pregunta.
Ahora estoy escribiendo el penúltimo ensayo, y cuando he dicho “ahora”, mientras voy por el segundo enunciado ha pasado a ser “antes”.
Para mí estamos en un continuo presente, porque el pasado fue presente, y si ahora no lo es, es porque está pasado, y las cosas pasadas, las cosas que no podemos cambiar porque ya están hechas, deberíamos dejarlas estar y si en cualquier caso nos atormentan hasta olvidarlas.
El presente es lo que estoy haciendo ahora.
He ido a buscar a mi hermana y le he dicho: ¿Quieres que te explique qué es el presente? Creo que ella pensaba que le iba a soltar un discurso que le iba a facilitar la siesta pero no, se lo he explicado de tal manera:
- Miriam, el presente es ¡ahora! No, no, espera, ese ahora ya no vale, ya ha pasado, ¡ahora! No, no, espera a la tercera va la vencida…
A pesar de que me ha echado de su habitación creyendo que me estaba riendo de ella, yo iba totalmente en serio. Pero es tan difícil explicarlo… No podemos parar el tiempo para estudiarlo y poder ir a decirle a mi hermana:
- Este es el tiempo.
A veces ver que el tiempo pasa, o será, me hace plantearme si este verdaderamente existe, porque parece que nunca coincido con el presente, parece que huye de mi.
Es fascinante que las 20 líneas anteriores en las que hablaba de presente, ya hayan pasado a ser “el pasado”, por eso no pienso volver a releerlas, porque lo único que puede pasar es que no me guste esta frase, que en realidad esto no es así, y tardaré años en redactar esto.
Mientas lo hago, ya estoy pensando en el presente futuro: de lo que voy a hablar en el próximo párrafo, a qué hora pienso mandarle esto al profesor, de que tema voy a hacer el próximo ensayo…
Y si hablamos de futuro, me refiero a lo que yo voy a decidir hacer, no lo que este escrito, lo que me toque, llamado destino. O sea, que el destino quiere que yo este aquí haciendo esto en vez de estar en la biblioteca estudiando el examen de física y química que llevo fatal. Pues no, yo lo he decidido, simplemente porque me ha dado la gana, y si en algún caso todas nuestras vidas, estuviesen escritas, predestinadas, ¿dónde está esa “base de datos” que dicta nuestras vidas? y lo qué es más intrigante, ¿quién lo ha escrito?, ¿Dios?...No sé cómo pero Dios sale en todas partes, será por eso de que Dios lo es todo, es todos y lo ve todo.
De todos modos, con Dios o sin Dios, el tiempo con su presente pasado, su presente presente y su presente futuro se manifiesta en nosotros, los seres vivos.
Si la muerte no estuviese presente no daríamos importancia al tiempo, por lo que podemos definirlo como la conciencia de nuestro tránsito hacia la muerte, tránsito que se puede hacer larguísimo o cortísimo, ya que el tiempo es relativo. ¿A alguien no le ha pasado? Eso de estar en una clase de francés, por ejemplo, y por un momento piensas en desperdiciar un pequeño fragmento de tu vida deseando que el tiempo pase más rápido, pero curiosamente es al revés. Y cuándo estás a gusto haciendo algo agradable el tiempo es escaso. Por lo que el tiempo, además de ser un cobarde que huye de nosotros, es un rebelde que intenta hacer lo contrario a lo que deseamos.
Belen Sonido Estereo.

"El pasado ha pasado y por él nada hay que hacer, el presente es un fracaso y el futuro no se ve"

1 comentarios:

  1. Has tratado temas abstractos a mi parecer e inventados por el hombre: tiempo, destino, dios. Son "elementos" (por llamarlos de alguna manera) que sirven al ser humano para darle una seguridad y un sentido a su existencia.
    El tiempo es relativo pero a la vez se usa para calcular cuánto tiempo nos queda, cuánto tiempo hemos perdido conforme a un fin que, como bien dices, es la muerte. El tiempo es un mero instrumento del hombre para aumentar su seguridad, para "asirse" a algo inmutable dentro del caos que es el universo y que lo apabulla.
    El destino, otro invento del hombre esta vez para otorgarle un sentido a su existencia "lo hago, porque es mi destino" una frase tan absurda como decir: "lo hago porque lo dice dios", ambos elementos originarios de la imaginación del hombre y de su miedo hacia el infinito, ese mismo miedo que le hizo crear el tiempo.