Cuando es el miedo quien se apodera de nosotros.

Posted: lunes, 16 de mayo de 2011 by Vicente "BleyCi" in
1

(Pff…) Acabo de levantarme de la cama, ayer fue un día muy largo, y más larga fue la noche. Me encuentro tan cansado y abatido, qué solo me quedan fuerzas para pensar, meditar y escribir lo meditado.
Hoy quiero contaros unos sucesos que me llevan pasando desde que por suerte o desgracia –no sé, la verdad– me corté la melena y las greñas que hasta hace poco tenía la posibilidad de lucirlas por la calle –me encantaba llevarlas pero, una puesta hecha en el equipo de baloncesto hico que, terminaran en la papelera del vestuario del polideportivo (¡somos campeones!*). Bueno…, no voy a irme mucho del tema principal, la cuestión es que, ahora al llevar el pelo corto y como según la gente ahora estoy más “apañado”, hasta alguien llego a decirme:
-Ahora, pareces mejor persona.
¡¿Qué?! Tenemos que solucionar el problema más importante de esta sociedad, el problema de juzgarnos por las apariencias. Desde el instante que me corte el pelo; ¡se para más gente a hablar conmigo cuando ando por la calle! Hay dos razones posibles, por la cual esto ocurre;
Primera: Desde que me he cortado el pelo ha cambiado radicalmente mi forma de ser, y soy mucha mejor persona que antes. He recibido como por arte de magia más educación, más cultura, más ética, mejor comportamiento etc.
Segunda: Desde que me he cortado el pelo, la gente me juzga de otra manera, sin conocerme realmente.
Estoy cien por cien seguro que la opción correcta es la segunda, y lo puedo decir con toda seguridad. Ahora seguro que la gente que me ve por la calle, se asusta menos, y digo que se asusta menos, porque todavía hay quien se asusta y quien te dirige la palabra de manera que te entran ganas de soltarle un; “eres un hijo de puta”. Creo que, hasta que no vista como viste la llamada “gente normal”, ni piense como la llamada “gente normal”, ni actué como esa gente que se considera “normal”, hasta que eso no ocurra, no seré considerada una persona para determinado número de “personas”. Y si para la mayoría de la sociedad, ser alguien normal, es ser/hacer, vestir, actuar, pensar como Telecinco o Antena 3 (o el sistema) te diga, lo siento pero, no quiero ser “normal”. El miedo al extraño, es algo que debe desaparecer, porque es algo que yo he vivido en mi propia piel. Yo no me considero extraño, pero la sociedad antes más, ahora un poco menos me considera un extraño. Vivo en mi casa, con mi familia, tengo amigos, estudio, trabajo, los fines de semanas salgo por la noche, y más de un “pedo” ha caído, y lo más importante, y lo que más me identifica como ser humano es que; Hago lo que más me gusta, sin seguir al rebaño, sabiendo que lo que hago no es nada malo, y eso es lo que me hace sentirme especial y feliz
Después de expulsar todo esto, me siento muy satisfecho. Esto era algo que quería que saliera de mí, y por fin lo he conseguido. Me siento bastante satisfecho de poder compartir cosas que a priori no se les da ninguna importancia, pero a largo plazo no sé sabe. ¿Un propósito? Solamente ser el mismo con el pelo largo, corto, rapado o simplemente sin pelo.
Espero dar noticias pronto.
¡Un saludo a todos los que me seguís! Amor y salud.
14/05/2011
ONE LOVE!

1 comentarios:

  1. .Gs. says:

    Interesante entrada, y sobre todo es interesante que te hayas parado a analizar que la gente te saluda más desde que has cambiado la apariencia del pelo.

    Yo como anotación te voy a dar mi opinión, que claro, no sirve demasiado porque es una percepción zenital, soy un puro observador y no lo estoy viviendo en mi propia carne. Allá voy.

    ¿No puede ser que el corte de pelo te de un aspecto más cercano y tú al ver que la gente es más cercana seas todavía más simpático y agradable? De esta manera entraríamos en un bucle de retroalimentación en el que todo se va sumando, tanto la sociedad como tú ponéis de vuestra parte.

    Si algo está claro es que la personalidad que tienes es la tuya propia, y que nadie te la va a cambiar, porque eso no se lleva por fuera, no son las "pintas", sino el ser.

    Aquí te dejo mi pequeña reflexión, somos muchos los que nos desligamos a menudo del rebaño. Nos llaman.. Locos? Si, creo que nos llaman así, pero al final a la gente le gusta que todavía queden vivas mentes que piensan y que cuestionan.